El arte del bordado de cabello / The art of the embroidery of hair



Considerada como una habilidad única, el bordado con cabello es una de las joyas del arte chino del bordado, junto con otros ejemplos de este arte como los bordados de Su, Xiang, Yue o Shu, con la distinción de que se utiliza cabello humano para realizar las obras. Dado que la mayoría de los chinos tienen el pelo negro, este tipo de bordado se denomina también ‘moxiu’ o ‘bordado negro’.



Historia
El origen del bordado de cabello se retrotrae a la Dinastía Tang (618-907), cuando las muchachas cortaban sus largos cabellos y los usaban para tejer imágenes de Buda como muestra de piedad. Sin embargo, esta destreza decayó durante las Dinastías Ming y Qing (1368-1911).
En los años 70 esta técnica antigua volvió a surgir y desde entonces ha sido explorada y estudiada con detalle. En la actualidad, esta forma de arte ha superado con creces las formas de la antigüedad en lo que a color y variedad se refiere.
Las obras ya no son únicamente de color negro. El rubio, ámbar, moreno, blanco y gris con varios tonos también se emplean, reuniendo docenas de tonos recolectados principalmente en las zonas de minorías étnicas. En ocasiones, al representar la imagen de una bella mujer de la antigüedad, el cabello blanco se tiñe de rojo para dar a los labios su tono usual. Pero, en general, las obras de bordado mantienen el color natural del cabello.


Procedimiento
Para bordar con cabello, se deben seguir tres pasos. Primero, se obtiene el cabello largo de una joven, se lava y se tiñe de diferentes tonos mediante tratamientos químicos. Finalmente, el cabello teñido se emplea como material para bordar tejidos. El tejido puede ser lino, algodón, lana o seda teñidos o sin teñir.


 
 
El bordado con cabello requiere más esfuerzo, al necesitarse ciertas habilidades mucho más meticulosas y precisas que otro tipo de bordados. Puesto que el cabello es un tipo de material muy especial, el producto final tendrá gran viveza y realismo, y los colores no perderán intensidad.

Tipología
El bordado de cabello puede dividirse generalmente en dos categorías: monocromo y policromo. A diferencia de los bordados monocromos, en los que se emplea cabello de un solo color, los bordados policromos incorporan cabello natural de diferentes colores, recolectados entre personas de distintas razas. Así, el producto resultante es de gran fineza, con una ligera variación del color.
Además, presenta una gradación cromática más rica y flexible en términos técnicos que los bordados monocromáticos, haciendo más vívidas las imágenes.


 
 
Las técnicas de bordado producen varios diseños, que incluyen diversos tipos de plantas, seres vivos, pinturas de paisajes o figuras históricas. Muchos de ellos tienen connotaciones simbólicas. Por ejemplo, las grullas, pinos y melocotones simbolizan la longevidad; los sombreros representan la felicidad y los dragones de cinco garras indican el Rango Imperial.



 
 

Los bordados suelen colocarse en marcos y se usan como elegantes ornamentos o se dan como regalo a los familiares y amigos. Son considerados como un regalo inmejorable y como valiosas piezas de colección.


0 comentarios:

Publicar un comentario